Los Yogures, un postre delicioso



No siempre los niños son receptivos a comer las verduras, frutas y a probar nuevos sabores y texturas. Dicen que no les gusta o les da asco. En el caso de los bombones, soy afortunada porque casi todo, se lo comen.
Los niños se fijan en los mayores más de lo que nos pensamos y ante cualquier detalle con la comida que pueda ser insignificante para nosotros, ellos lo adoptarán inmediatamente.

Un truco para motivarles es cuando haya alguna comida en la mesa, que sabéis no le va a gustar, probarla y decir: "¡Um qué rico está!, o ¡Estaba deseando comer espinacas!.

Los peques te querrán imitar y seguro que te sorprenden algún día diciendo lo mismo que tú.
Hay que insistir en procurarles una dieta variada, rica en nutrientes y ordenada. De este modo se irán acostumbrando a probar cosas nuevas y a seguir un horario regular. El objetivo es que vayan adquiriendo buenos hábitos, que aprendan a comer bien y que asocien la hora de las comidas a momentos agradables.
Los yogures les gustan mucho a Rodrigo y Alonso y no me faltan en casa. Son muy beneficiosos:

*Ricos en Calcio y Magnesio, contribuyendo al correcto desarrollo de sus huesos.
*Contienen Zinc ayudando al funcionamiento normal del sistema inmunitario.
*Sin Conservantes ni Colorantes.






Los IOGOLINO están buenísimos, en casa los tomamos todos y tienen una gran variedad de sabores.Podéis conocer más sobre ellos y tenéis toda la información aquí

¡Feliz fin de semana!


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada